Si yo pude, cualquier puede…

Nunca destaqué entre los mejores alumnos y lo que no aprendí en la universidad, pude experimentarlo en la práctica. Por eso estoy convencido de lo que podemos ofrecerte.

Enzo Salazar

Partí vendiendo en las micros productos de una importadora; trabajé como reponedor en un supermercado; en la Caja de Compensación Los Héroes partí como auxiliar administrativo (junior), después pasé a encargado de bodega (logré tener mi primer mail corporativo) y llegué hasta Encargado de Compras Nacional (aprendí a usar excel y ERP como Analista de Compras).

En esta misma línea de Analista y Encargado de compras, trabajé en un par de lugares más, antes de que por fin pudiera ir a la Universidad, gracias a mis primeros sueldos decentes y estables.

Entré a estudiar Administración de Empresas en una universidad que me permitía tomar un plan concentrado de 3 días a la semana. Aprendí a poner nombre a muchas de las cosas que había hecho en la práctica, pero sobre todo me sirvió para conocer a los socios de mi primer y segundo emprendimiento.

En el primero, Redinfo Ltda. realizábamos asesorías especializadas en infraestructura tecnológica y seguridad de la información. Como suele ser más común de lo que se reconoce, este primer emprendimiento quebró. Pero no por falta de clientes, sino todo lo contrario, no supimos manejar un crecimiento muy rápido, con una facturación que se duplicaba y triplicaba cada año. En la universidad no nos enseñaron que el dinero no es la solución a todos los problemas.

La consecuencia de esta quiebra fue que no pude terminar mi último semestre universitario porque no tenía cómo pagarlo. En realidad, en la universidad deberían haberme pagado a mí, porque no me enseñaron Educación Financiera, a pesar de estudiar Administración de Empresas.

Sin embargo, mientras estudiaba descubrí a Robert T. Kiyosaki y entre otras cosas, entendí que no era necesario saber de todo para emprender, sino elegir a quien sabe más que tú, para “apalancarte” en su conocimiento.

Volví a la Universidad, pero no a terminar mis estudios, sino a buscar a dos antiguos profesores para proponerles un negocio. Fue así como fundamos Villagra y Asociados Ltda. ¿Te imaginas quienes se llamaban así? Yo no, está claro.

El objetivo de este emprendimiento era precisamente ayudar a otros emprendedores con sus negocios para que nos les ocurriera lo mismo que me había ocurrido a mi. Asesorábamos a emprendimientos en materia de managment, comercial, administración, finanzas y contabilidad.

En este emprendimiento entendí la diferencia entre un emprendedor y una persona que busca un ingreso extra (¿adivinas quién era uno y quiénes eran los otros?).

Así llegamos hasta Liberalive Chile e Inversiones BUSATI, mis emprendimientos actuales, en los que busco aportar valor a las personas a través de la Educación Financiera y las Inversiones.

Más información en EnzoSalazar.com